Viñales acoge a evento internacional de turismo de naturaleza

Valle-de-ViñalesLa Habana, 23 sep.- El emblemático Valle de Viñales, declarado Paisaje Cultural de la Humanidad por la Unesco, recibe hoy a poco más de 150 turoperadores, agentes de viajes y periodistas de 10 países que participan en el X Evento Internacional de Turismo de Naturaleza, Turnat 2015.
El encuentro se extenderá hasta el 27 de septiembre y durante la cita, especialistas del sector impartirán conferencias sobre conservación, desarrollo ecoturístico y otras novedades como el agroturismo.
Previo a su llegada a Viñales, los participantes visitarán la Comunidad Las Terrazas, un proyecto comunitario que apuesta por el desarrollo de prácticas recreativas sostenibles a favor del progreso local; y el Parque turístico de Soroa, bautizado como el Arcoíris de Cuba. Donde radica el mayor orquideario del país y que atesora unas 500 especies de esa flor.
En la apertura de Turnat 2015 en el Jardín Botánico, el ministro cubano de Turismo, Manuel Marrero, reveló que desde 2008 hasta la fecha han participado más de un millón de turistas en actividades de turismo de naturaleza en Cuba.
Señaló que su país apuesta por un turismo responsable y no contaminante, que garantiza la protección y la salud.
En su décima edición, Turnat está dedicado a la provincia de Pinar del Río, donde esta semana los asistentes de recorrerán senderos y lugares de buceo, cabalgata, cánopy, pesca y vegas de tabaco, entre otras actividades.
Los eventos Turnat comenzaron en el año 2000, precisamente en Viñales, y desde entonces se celebran cada dos años en distintas regiones de la isla.
Ubicado en la provincia de Pinar del Río, en la Sierra de los Órganos, el valle de Viñales es uno de los sitios más conocidos en Cuba y de los más visitados por los turistas, dada su belleza natural y la singularidad de su topografía donde señorean numerosos mogotes de centenares de metros de altura que parecen moldeados, caprichosamente, por el hombre.
El valle cubre una superficie de poco más de 700 km2 y desde 1999 es Patrimonio de La Humanidad, por ser un “paisaje cársico excepcional, en el cual los métodos tradicionales de la agricultura, particularmente el cultivo del tabaco, han perdurado durante siglos, además de una rica tradición vernácula en la arquitectura, la artesanía y la música”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *