El majestuoso Valle de Viñales

Valle-de-ViñalesUbicado en la provincia de Pinar del Río, en la Sierra de los Órganos, el valle de Viñales es uno de los sitios más conocidos en Cuba y de los más visitados por los turistas, dada su belleza natural y la singularidad de su topografía donde señorean numerosos mogotes de centenares de metros de altura que parecen moldeados, caprichosamente, por el hombre.
El valle cubre una superficie de poco más de 700 km2 y desde 1999 es Patrimonio de La Humanidad, por ser un “paisaje cársico excepcional, en el cual los métodos tradicionales de la agricultura, particularmente el cultivo del tabaco, han perdurado durante siglos, además de una rica tradición vernácula en la arquitectura, la artesanía y la música”.
A Viñales se llega por carretera. Dista a unos 190 kilómetros de La Habana, aunque la mayor parte del trayecto es por una cómodo autopista, y a 37 de la ciudad de Pinar del Río, la capital de la provincia homónima. La comarca es muy apropiada para quienes gusten del turismo cultural o de naturaleza; desandar senderos, escalar montañas, pasear a caballo, en bicicleta…
vinales-3Desde el punto de vista geomorfológico en el Valle de Viñales se manifiestan diferentes tipos de relieve. Hay montañas tectónico erosivas labradas en calizas en forma de mesas y mogotes, las cuales pueden aparecer aisladas o en grupos; sus laderas son verticales y sus cimas redondeadas, se encuentran alineadas por lo general y separadas por estrechos cañones.
Igualmente están las montañas tectónico erosivas labradas en rocas terrígenas en forma de cerros. Estas elevaciones se hallan muy diseccionadas, tanto vertical como horizontalmente, con pendientes que oscilan en el rango de 15-25%. Las alturas no sobrepasan los 300 metros y los cerros son aplanados en la cima, entre otras características.
En Viñales se conocen cerca de 50 sitios arqueológicos, de los cuales 19 están vinculados a comunidades aborígenes de la época prehispánica, encontrándose evidencias de sus ritos funerarios, y el resto se relacionan con los esclavos cimarrones de origen africano que huían de sus amos y formaban aquí sus palenques.
También existen varias cuevas, entre ellas la del “Indio”. Y aunque no es la mayor, quizás es la de mayor popularidad. Alcanza los 300 metros de longitud, sus estalactitas y estalagmitas tienen caprichosas formas y en ella se han hallado evidencias de las culturas aborígenes. La caverna puede ser visitada por los turistas que hacen una parte de la travesía en bote por el San Vicente, uno de los dos ríos subterráneo que corren en su interior.

Cultivo de tábaco.

Cultivo de tábaco.

La flora es atípica, muy variada en términos de especies con características de reliquias del pasado. Allí perduran 17 especies botánicas que no se localizan en otro lugar del mundo. Su máximo exponente es la Mycrocycas Calocoma, conocida como Palma Corcho. Declarada Monumento Nacional, resulta un verdadero fósil viviente de 150 millones de años, mientras la fauna posee una gran multiplicidad de aves, reptiles, mamíferos y moluscos.
Entre los sitios que el turista podrá visitar en Viñales se encuentra el Mural de la Prehistoria. Su autor, Leovigildo González Morillo, quiso representar en doce piezas el proceso evolutivo de los hombres y los animales en la Sierra de los Órganos en sus distintas etapas.
Entre los lugares de parada obligada están también El Palenque de los Cimarrones (sitios donde vivían los esclavos fugitivos), el Rancho San Vicente, el museo de los Malagones, la cueva de Santo Tomás (la de mayor longitud en Sudamérica), o el Mirador de Los Jazmines, y, por supuesto, los cultivos de tabaco que abundan en la zona y que ha perdurado durante siglos.
Casa de la Cultura

Casa de la Cultura

El pintoresco poblado de Viñales, cuyos orígenes se remontan a 1878, es hoy la cabecera del municipio del mismo nombre y aun así conserva casi intacta la atmósfera de un asentamiento de agricultores. En su arteria principal pueden apreciarse el predominio de corredores de columnas y casas de tejas rojas, donde suelen ubicarse por lo general, la mayoría de los comercios, museos, bibliotecas, casa de la cultura, galerías, librerías…
Los Jazmines, La Ermita y Rancho San Vicente forman una trilogía muy armónica con su entorno donde hospedarse en Viñales, además de las numerosas casas particulares que arriendan sus espacios al turismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *