Cuba apuesta al turismo de crucero

El crucero británico Thomson Dream trás su arribo a La Habana

El crucero británico Thomson Dream trás su arribo a La Habana

Cuba se ha propuesto en firme impulsar el turismo de crucero, una modalidad que según los expertos decayó en los últimos años, de manera que este 2015 se vaticina como el marcaje de una nueva era que pudiera verse muy beneficiada con la normalización de las relaciones con Estados Unidos.
Y es que no puede soslayarse que esta modalidad turística ha sido castigada duramente por el bloqueo norteamericano a la isla y recrudecida con la Ley Helms Burton, que prohíbe a los estadounidenses viajar libremente a Cuba y a las compañías de cruceros de ese país organizar viajes a la isla, así como establece que embarcaciones de otros naciones que atraquen en puertos cubanos no pueden entrar a EE.UU. en seis meses, entre otras restricciones.
Por causa del bloqueo de Estados Unidos, vigente desde 1962, el país caribeño dejó de percibir desde 2013 más de 149 millones de dólares anualmente en esta modalidad de turismo.
El director de Aries Transportes S.A., Norberto Pérez, compañía encargada de la actividad de cruceros en la isla, dijo al sitio web Cubasí que los cálculos de las pérdidas se realizaron a partir de los datos que maneja la propia Asociación de Cruceros del Caribe y La Florida, según los cuales cada turista que viaja bajo esa modalidad gasta como promedio alrededor de 95,92 dólares en cada escala.
A ello se suman los gastos de los tripulantes y los de operaciones de los cruceros en las terminales.
De acuerdo con Cubasí, esta temporada siete puntos de la geografía cubana servirán como escalas a varios cruceros que tocarán el archipiélago durante la llamada temporada alta del turismo, que cierra en abril.
Esos buques llegarán a La Habana, Santiago de Cuba, Cienfuegos y a la playa Punta Francés, en la Isla de la Juventud, además visitarán el oriental puerto de Antilla, en la provincia de Holguín; las playas Ancón, cerca de la ciudad patrimonial de Trinidad, y Rancho Luna, en la sureña provincia de Cienfuegos.
Según el directivo, ahora hay mayores posibilidades de explotar las instalaciones, pues, en su opinión han estado subutilizadas desde 1995, cuando se crearon condiciones para el desarrollo de esa modalidad.
Pérez admitió, sin embargo, que hasta ahora no se ha logrado explotar más del 10 por ciento de la capacidad de la infraestructura disponible en el país.
De acuerdo con expertos, la infraestructura portuaria cubana actual admite la entrada de 21 cruceros semanales a través de las terminales de La Habana, Santiago de Cuba, Cienfuegos e Isla de la Juventud.
Pérez estimó en más de un millón 190 mil pasajeros y 161 200 tripulantes que el país tiene capacidad de mover en esta modalidad, a lo que se suman otros tres millones de turistas que arriban a Cuba, fundamentalmente, por las terminales aéreas.
El año de mayor ocupación en las operaciones fue 2005, durante el cual se efectuaron 122 escalas con 102 440 pasajeros. Desde esa fecha hasta el 2007 hubo un descenso de 89 % tras la compra por la empresa estadounidense Royal Caribbean, de la española Pullmantur, dueña del barco «Holiday Dream» que viajaba con frecuencia a la isla y dejaba más de 15 millones de dólares en ingresos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *