La Casa-Estudio de José Fuster

 Casa-fuster--detalles“… cuando vemos los pueblos de Fuster nos alienta la esperanza de una vida mejor…”

Miguel Barnet *

Considerado como uno de los fundadores de la nueva cerámica cubana, en la comunidad costera de Jaimanitas, al oeste de La Habana, se halla la Casa-Estudio del pintor, ceramista y escultor José Rodríguez Fuster, la cual,  junto a no menos de  otras 80 casas, se involucran en un proyecto creativo que no pocos  han dado en llamar “Fusterlandia”.
Nacido en Caibarién, al norte de la provincia de Villa Clara,  en 1946, integró el ejército de jóvenes que protagonizó la Campaña de Alfabetización y  en 1963  comenzó sus estudios en la  Escuela para Instructores de Artes que culminaría en 1965. Diez años después fue a vivir a Jaimanitas, otra comunidad a orillas del mar, como su pueblo natal.

En la obra de Fuster hay una influencia notable  de Antoni Gaudi.

En la obra de Fuster hay una influencia notable de Antoni Gaudi.


Quien asome la mirada a los alrededores de la calle 226 de Jaimanitas, será testigo del universo de color y fantasía que Fuster ha instalado allí, “con la pequeña ayuda de sus amigos” y la imprescindible colaboración de su hijo Alex y de sus vecinos más cercanos, pero sobre todo, de una tropa de constructores experimentados, que junto a él, levantan losa a losa sus más aventurados sueños, escribe el realizador Roberto Chile en una crónica publicada en Cubadebate.
Se afirma entonces que la idea de Fusterlandia nació del deseo del artista por embellecer su entorno y de su admiración hacia varios creadores universales. La Puerta del Beso, la Columna del Infinito y la Mesa del Silencio; obras todas del maestro rumano Constantin Brancusi, fueron la inspiración de tres de sus reinterpretaciones tropicales: La Puerta de Fuster, La Torre del Gallo y la Mesa de los Cubanos que, por supuesto… no tiene nada de silenciosa.
Última Cena, oleo sobre tela

Última Cena, oleo sobre tela


Pero su “padre espiritual”, como el propio artista lo definió en un documental es Pablo Picasso. Y esa conexión con el imaginario del pintor español le ha valido el sobrenombre de “Picasso caribeño”. Sin embargo, el propio Fuster reconoce en su obra también una influencia notable  de Antoni Gaudi, que con su parque Güell ha sido el inspirador del concepto de este proyecto en Jaimanitas.

Pero también se declara deudor de Carlos Enrique, de Portocarrero, Amelia, Abela, Sosabravo y otros maestros de la pintura y la cerámica en Cuba.

Hombres, mujeres, animales reales o fingidos, símbolos…, en el mundo de Fuster abundan las referencias al mar y a la vida campesina cubana, pero también hay  citas de Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso y Ernest Hemingway… Como un organismo vivo, Fusterlandia crece en altura y en extensión, apoderándose de las fachadas, aceras, bancos y techos de sus vecinos. Este proyecto ha revitalizado a una comunidad entera y es una de las atracciones más singulares que ofrecen hoy las artes visuales de la capital.
CONTACTO
Calle 226, esq. Av. 3ª
Reservas por adelantado: tel. 271-2932, cel. 5264-6051.
Abierto todos días de 9 am a 5 pm.
(*) Miguel Barnet: Presidente de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *